Messi: “Valió la pena tanto sufrimiento” Beijijng 2008

Por Christian Leblebidjian
Enviado especial
Diario La Nacion 

Lionel Messi alcanzó el sueño dorado; es feliz porque la Argentina confirmó su cartel de favorito, ganó los Juegos y encima se desquitó de las últimas amarguras que le había ocasionado Brasil 

PEKIN.- Lionel Messi está creciendo. Y esto no tiene que ver con aquel tratamiento hormonal que debió hacer durante treinta meses -desde los 13 años- por consejos médicos para desarrollarse físicamente. La frase apunta a lo futbolístico, a lo determinante que empieza a convertirse para el seleccionado argentino. Y aunque al delantero no le guste mucho escuchar esto, su primer gran salto con la camiseta celeste y blanca lo dio hace veinticinco días, cuando decidió sumarse al plantel de Sergio Batista en Shanghai independientemente de la resolución del TAS y de las presiones dirigenciales de Barcelona. Messi estuvo en una situación límite y se la jugó por la selección. Fijó límites, puso condiciones y hoy se da el lujo de ser la figura más determinante del equipo en un plantel con varios puntos altos.

Su evolución como jugador tampoco fue meteórica. Llevó su tiempo desde el debut en Barcelona con 17 años, tres meses y 22 días, a su punto más alto con la selección Sub 20, en el Mundial de Holanda 2005. Todo tenía que ver con un aprendizaje que, sí, estaba bajo la lupa de millones de espectadores esperanzados en la explosión. Hoy, a los 21 años, sonríe y disfruta, aunque también se enoja cuando no le gusta algún comentario o un rumor, como cuando se mencionó que estaba peleado con Juan Román Riquelme o cuando se dijo que no quería estar en los Juegos. Y más allá de no desviarse nunca del respeto, empieza a sentir como algo especial ganar un título con la Argentina y más si en el camino se eliminó a Brasil.

-¿Qué les decís a los hinchas argentinos? -Agradecerles todo el apoyo que me dieron desde allá, pero ojo que acá en China también hubo muchos hinchas argentinos que nos siguieron de cerca. Estoy feliz porque conseguimos lo que todos esperábamos y vinimos a buscar.

-¿Esta es la alegría más grande de tu carrera?

-Tuve la suerte de ganar otros títulos también como el Mundial Sub 20, los campeonatos con Barcelona, pero los Juegos Olímpicos se disfrutan mucho. Igual, todos son especiales. Tuve tristezas también, pero me quedo con las alegrías.

-¿Qué te significa la medalla dorada? -Siento algo especial al tener la medalla en el pecho, por todo lo que fueron los Juegos, por el grupo que había y por todo lo que pasé antes de venir a China. Sé que hubo mucha gente que habló y yo no me olvido. No me olvido que se dijeron muchas cosas que no fueron ciertas.

-¿Valió la pena tanto desgaste para alcanzar este sueño?

-Sí, seguro. Valió la pena tanto sufrimiento. Pero sabía que de todas maneras el sólo hecho de estar con la selección en China iba a valer la pena, independientemente del resultado final. Por el material que había, por lo que era el equipo. Desde un primer momento sabíamos que podíamos conseguir este título. Siempre soñé con ganar la medalla dorada y nunca me molestó el cartel de favoritos. Lo importante es que lo demostramos en el campo de juego, que es donde hay que ratificarlo.

-¿A quiénes les dedicás la medalla? -Como siempre a mi familia y a mi gente, la que está conmigo en todo momento, sobre todo en los malos, que son en donde más fuerte hay que estar.

-¿Uno de ellos es Pep Guardiola [DT de Barcelona], que te entendió y te dejó participar de los Juegos Olímpicos?

-Seguro. Se lo agradecí acá y también en Barcelona. La verdad es que conmigo tuvo un gesto muy lindo, pero yo sabía lo que iba a hacer porque él fue futbolista y todavía piensa como futbolista.

 

-¿Ahora vas a poder tratarlo de campeón olímpico a campeón olímpico?

-Sí (risas). Ahora los dos tenemos la misma medalla, ya que él la ganó en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Ahora quiero disfrutar de lo poquito que me queda con este grupo de la selección, que es maravilloso, y pensar en Barcelona., que deberemos afrontar un año complicado para todos.

-¿Te vas con el deber cumplido de haberle dado una alegría a la selección?

-Todos cumplimos y lo más importante es que cumplimos con nosotros mismos. Eramos los favoritos desde un principio, lo sabíamos, y lo demostramos ¿no? En todos los partidos. A partir de la victoria con Holanda, fuimos muy superiores a todos, incluso con Nigeria.

-Es cierto, aunque con Nigeria se les complicó más de la cuenta. ¿Fue por el calor?

-Sí, fue complicado un poco por el calor y otro porque Nigeria se mueve bien y es un equipo difícil. No pudimos jugar bien, pero las finales hay que ganarlas y no importan cómo se juegan.

-Se te vio muy bien, mucho más suelto dentro de la cancha. ¿Fue porque te sentiste más importante en la selección que otras veces?

-No sé. Se me vio bien porque el grupo te hacía sentir así. Y a todos se nos notó dentro de la cancha. Estar bien afuera se vio reflejado adentro y eso es lindo también. Todos nos ayudamos en todo momento. Y me sentí cómodo.

-¿Qué es lo más lindo que te llevás de China, además de la medalla?

-La convivencia con el grupo de jugadores, un grupo que se hace cada vez más fuerte. A la mayoría ya los conocía, pero la convivencia fue muy buena. Y además la experiencia de estar unos días en la Villa Olímpica y conocer otros deportistas y ver de cerca a otras estrellas que se acercaron a nosotros para charlar y compartir un buen momento. Sabía que esto se vive una sola vez, así que no quería desaprovechar nada.

-En la Villa también sufriste el acoso de otros deportistas de todo el mundo. ¿Eso te marca lo que genera Messi?

-No sé, eso es lo que más feliz me hace ¿no? Ver que otros compañeros deportistas que se fijan en mí o me piden una foto o un autógrafo me hace sentir muy bien. Quedé impactado cuando conocí a Kobe Bryant (basquetbolista norteamericano). Me saludó en forma muy afectuosa y charlamos un rato; fue un momento muy lindo para mí.

-¿Ganaste un amigo con Riquelme, ahora que tuvieron más tiempo para conocerse?

-Seguro, pasamos muchas cosas juntos. Ya lo habíamos hecho en la Copa América de Venezuela (2007), pero la realidad es que todo es más lindo cuando se gana también.

-¿Sentís que sos una de las estrellas de los Juegos Olímpicos, detrás de Michael Phelps y Usain Bolt?

-No, la Argentina es la estrella. Así lo demostró y se merecía esta medalla.

-¿La goleada por 3 a 0 fue el partido más importante que jugaste ante Brasil?

-Sí, fue la mejor victoria que me tocó vivir ante Brasil. Fue un partido perfecto, además que hizo goles Agüero, que no había podido convertir. Fue especial para todos, se festejó muchísimo sobre todo por cómo se venían dando los últimos partidos ante ellos, que nos había tocado perder de la misma manera y nos la bancamos.

-Cuando viste a Ronaldinho y compañía en el tercer puesto del podio del estadio Nido de Pájaro, ¿te acordaste de lo que había sido en la Copa América?

-Seguro que sí. Y me pongo ahora en su lugar. En 2007, en Venezuela, para mí fue muy feo ver cómo le daban a Brasil el premio de campeón y cuando recibí la medalla dorada me acordé de eso Por suerte -y porque hicimos méritos- nos tocó a nosotros

-Por el nivel que por momentos mostraron en China, ¿creés que debe ser la apuesta a seguir en la selección mayor para ganar el Mundial de Sudáfrica 2010?

-No sé; falta mucho, pero hay que ir trabajando. La verdad es que la mayoría de este grupo se conocía de los Mundiales Sub 20 de Holanda en 2005 y otra de Canadá en 2007, donde también estuvo el Kun Agüero. Sería bueno juntarnos todos con los mayores que hay también y hacer lo mejor de Argentina.

-¿Qué sentís cada vez que te ponés la camiseta celeste y blanca?

-Lo dije siempre: nunca le dije que no a la selección. Y nunca le voy a decir que no, como se comentó mal también. Eso es una mentira muy grande. Siempre dije que quería jugar todos los partidos de la selección sea donde sea y contra quien sea, que para mí es lo más grande que hay.

-La gente no para de ovacionarte, de pedirte autógrafos, o pretender sacarse una foto con vos. ¿En China comenzaste a tomar la dimensión de lo que significa ser Messi?

-No, no sé. La verdad es que estuve muy tranquilo en todo momento. Me dedico a jugar al fútbol, pero estoy sorprendido y agradecido por cómo se portó la gente de China conmigo y con toda la selección Argentina tanto en Pekín como en Shanghai.

Hasta los cinco años, Messi no había tocado ni una sola pelota. Apenas veía como en la casa de su tía se divertían jugando al fútbol sus hermanos Rodrigo y Matías. Pero al final se animó y ya después era imposible convencerlo para que dejara el balón, aunque sea por unos segundos. Hoy, a los 21, vivió muchas otras situaciones que lo hicieron crecer. Y los Juegos Olímpicos, contemplando el antes, el durante, y el después, fue una de ellas.

VER EL MEDALLERO GENERAL

_______________________________________________________________

LE GUSTARÍA OBTENER UNA LICENCIA POR 90 DIAS GRATIS?
DEL MEJOR ANTIVIRUS DEL MUNDO
?
HAGA CLIC EL EL BANNER Y VEA LA PROMOCION

Promocion 90 dias Eset Nod32

_______________________________________________________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: